Atentado en Damasco


Conmoción y preguntas en Damasco

Tanto las autoridades como los ciudadanos sospechan que los autores del peor atentado sufrido por Siria en los últimos 30 años son extranjeros

Natalia Sancha |

El coche bomba con 200 kilos de explosivos que mató el sábado a 17 personas en Damasco dejó el caos, la conmoción y numerosos interrogantes detrás de sí. La detonación, al lado de un instituto que afortunadamente estaba cerrado, sacudió la primera fila de casas en Jaramana, el barrio donde se concentran gran parte de los refugiados iraquíes. Los heridos apelotonados en los hospitales son muchos más que los 14 que oficialmente reconocen las autoridades. Los edificios frente al cuartel afectado, separados por la autopista que lleva al aeropuerto, han sufrido numerosos destrozos. Ventanas, puertas y cierres metálicos se esparcen por el suelo. Al menos un centenar de coches golpeados propagaron un mar de cristales por los alrededores. Este es el tercer atentado que sufre Siria el último año y, sin duda, el de mayor envergadura en las últimas décadas.

Los rumores y acusaciones que circulan por la calle apuntan a Irán como forma de castigar el acercamiento sirio a Israel, al Líbano como venganza por considerar a Siria responsable del asesinato de Hariri, a los saudíes o a grupos iraquíes cercanos a Al Qaida. Pero, por el momento, nadie busca a los responsables entre los propios sirios.

Un policía que no ha querido ser identificado defiende dos hipótesis: «Puede que hayan sido los radicales de Trípoli [ciudad norteña de Líbano] como respuesta al refuerzo del Ejército sirio en la frontera norte con Líbano, o puede que sea producto de un grupo terrorista iraquí relacionado con Al Qaida. En cualquier caso el objetivo era el de atacar este cuartel de los servicios de seguridad, conocido como la «sección palestina» por ser uno de las más duros».

Hipótesis plausibles

Ambas hipótesis son factibles. Por un lado, el Gobierno sirio desplegó a 10.000 de sus hombres el pasado 22 de septiembre en la frontera norte con Líbano por temor a la infiltración de radicales suníes en su territorio. La ciudad norteña de Líbano, Trípoli, protagoniza esporádicos enfrentamientos armados entre suníes y alauíes desde la última guerra intralibanesa que tuvo lugar en mayo del 2007. Para muchos en Damasco, los combates en Trípoli reflejan la influencia saudí mediante la financiación de milicias suníes a través de Saad Hariri. Y desde Beirut algunos ven el despliegue de tropas sirias como posible soporte a los alauíes en Trípoli. De ser así, Trípoli se convertiría en un proxy de las tensiones sirio-saudíes.

Por otro lado, Siria, único país que ha mantenido hasta hace poco la política de puertas abiertas hacia Irak, alberga a cerca de un millón de refugiados iraquíes. Noventa de cada cien viven en los barrios periféricos de la capital, Jaramana (mayoritariamente cristiano) y Saida Zeinab (de mayoría chií). No obstante, todavía no está claro si el atentado fue dirigido contra las fuerzas de seguridad sirias o simplemente tenía como objetivo sembrar el terror de forma indiscriminada.

En declaraciones a La Voz, el ministro de Información sirio, Bilal Mohsen, no desmiente estas hipótesis y apunta hacia un grupo que tendría sus raíces e intereses en el exterior. «Esto parece ser producto de grupos extranjeros», asegura. No obstante, señala que la unidad antiterrorista «está trabajando en la determinación de una autoría que hasta el momento nadie ha reclamado». Numerosos dirigentes internacionales se han apresurado a manifestar su solidaridad con el pueblo sirio.

El régimen sirio experimentó un giro de 180 grados en su posición en el tablero internacional en el curso del presente año. Pasando del aislamiento al cortejo internacional, el presidente Bashar Al-Assad ha recibido en los últimos meses a Nicolas Sarkozy y al ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos. Espera ahora la visita de José Luis Rodríguez Zapatero antes de que finalice el presente año.

Publicdo en: http://www.lavozdegalicia.es/mundo/2008/09/29/0003_7180297.htm

Leave a comment

Filed under Politics, Spanish

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s