Samir Kuntar

Asesibo sin escrúpulos para los israelíes, héroe para los drusos y chiíes

| En el pueblo de un preso canjeado

Autor:
Natalia Sancha | S. especial
18/7/2008

Una vez más ha sido en Dahia, los suburbios al sur de Beirut y feudo de Hezbolá, donde se produjo el último homenaje a los cuerpos recuperados en el canje entre Hezbolá y el Ejército israelí. Nasrine, un joven de 16 años que vive en Dahia, se felicita: «Nosotros hemos recuperado 199 cuerpos e Israel solo dos, por eso estoy contento», dice sin percatarse de que el balance de muertos no esté tal vez a su favor. Anoche, Dahia era un avispero de gente cantando y felicitándose por la liberación de cuatro de sus militantes y del druso Samir Kuntar.

Considerado un asesino sin escrúpulos en Israel, para los habitantes drusos de Aabey, el pueblo natal que abandonó a los 16 años, es un héroe. Tras los festejos iniciales entre los que se encontraba el hijo de Walid Jumblat, Kuntar fue trasladado a la casa de su familia. A las puertas de su casa yacía un cordero degollado y sobre el charco de sangre, flores anunciando el regreso del «orgullo de Aabey». Entre el barullo de vecinos y periodistas, Kuntar afirmó que lo más difícil durante el cautiverio fue estar lejos de su pueblo y de su familia. Pero «estoy de vuelta», dijo.

Su vecina Fadia cuenta que no era un chico corriente: «Era un muchacho valiente, con fuerte personalidad, no era como los demás. Yo era buena amiga de su madre hasta que se divorció». Al poco de irse Kuntar, su madre dejó Aabey y se fue a España a trabajar.

El liberado recibe pacientemente a todos los vecinos y se deja besar y fotografiar. Visiblemente cansado, se pasa cada cinco minutos un pañuelo por la cara para secarse el sudor. En Aabey todos son amigos, familiares o conocidos. Todos los chicos quieren ser como Kuntar. El pueblo entero; tiendas, coches, bicicletas y vecinos están empapelados con imágenes suyas y eslóganes que lo convierten en un héroe.

Es curioso. El Líbano es un país dividido entre 18 facciones diferentes que hace apenas dos meses se tambaleaba al borde de la guerra civil. Pero, milagro, Kuntar es aclamado por chiíes, drusos, palestinos y sirios a la vez.

Lo recibió Hezbolá y su jefe Nasrallah. Lo agasaja la familia Jumblat y sus partidarios drusos. Ambos líderes, opuestos en el tablero político libanés, lo presentan como uno de los suyos.

Publicado en: http://www.lavozdegalicia.es/mundo/2008/07/18/0003_6993626.htm

Leave a comment

Filed under Politics, Spanish

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s