Lebanese Elections: Líbano sorprende con un resultado que mantiene el statu quo anterior (La Voz de Galicia)

Líbano sorprende con un resultado que mantiene el statu quo anterior

Natalia Sancha- Beirut  080609

Insólita Beirut en la noche electoral en la que tan sólo unos pocos coches se aventuraban a cruzar el interminable camino de controles militares y tanques apostados en cada esquina. Los miles de pósters y retratos de candidatos que empapelan la ciudad pasaban sus últimos minutos en solitario. Poco antes de media noche, con el goteo del recuento de votos que apuntaba ya a una amplia mayoría del bloque del 14 de Marzo de Hariri, centenares de seguidores salieron a la calle a festejar la inminente victoria. Embutidos en banderas libanesas y del bloque de Hariri, la multitud se desató en un festejo de cánticos, gritos y vaivenes de coches esquivando los tanques apostados en Ashrafye, barrio donde ambas coaliciones se disputaban el voto cristiano en Beirut. Hasta bien entrada la madrugada , los jóvenes prosiguieron con un interminable tronar de cohetes y fuegos artificiales.

El día electoral transcurrió y terminó contrariamente a todo lo esperado. A pesar de pequeños altercados en los puntos de voto, no hubo mayores enfrentamientos y ello gracias a la omnipresencia de cerca de 50.000 soldados libaneses desplegados por todo el país. A pocos minutos de publicar los resultados oficiales, la coalición liderada por Hariri y hoy mayoría parlamentaria ha conseguido 71 escaños de los 128 , uno menos que en 2005, y la oposición liderada por el general Aun y Hezbolá obtiene 57 escaños, tres mas que los que sumaban en los últimos comicios. Ante la sorpresa de libaneses y extranjeros, la paridad parlamentaria del anterior gobierno se mantiene prácticamente intacta. Los temores despertados por los sondeos que vaticinaban una estrecha victoria para la coalición de Hezbolá se disipaban al conocer los resultados. “A pesar de que en nuestro partido nos hemos encontrado con representantes de Hezbolá, desde el P.P. tenemos nuestras reservas hacia un grupo que pueda liderar el país y al tiempo mantener sus armas”, comentaba Francesc Ricoma, observador español y diputado del E.P.P por Tarragona en uno de los colegios de voto. Una derrota de Hezbolá, quien no por ello dejará de ser parte inalienable de la vida política libanesa, y un revés para el régimen iraní que se juega sus propios comicios en tres días.

Las declaraciones de los lideres políticos no han esperado a la publicación de los resultados oficiales. “Os felicito, felicito a la libertad y a la democracia”, lanzaba un victorioso Hariri a sus seguidores. Por su parte, el general Aun se ha apresurado a felicitar a los ganadores y ha hecho un llamamiento para un gobierno de unidad. Hezbolá, si bien ha reconocido su derrota ha dado el primer paso advirtiendo de los riesgos de cualquier intento por desarmar a la milicia-partido.

La asistencia ha sido alta, con el 54% de los 3.2 millones de libaneses llamados a votar. A pie de urna la tensión provocada por el calor y las largas horas de espera en colas interminables debido a la falta de organización, desembocó en pequeños altercados. “Hemos observado intentos de compra de votos, documentos falsos e intimidaciones a los votantes por parte de los delegados de partidos, pero esto es algo común y habitual en las elecciones en Líbano”, nos comenta la directora de LADE, la primera organización civil libanesa que participa en la observación electoral. En el país de las diferencias sociales y cuyo 28% de la población, según el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) vive por debajo del umbral de la pobreza, la compra y venta de votos por ambas coaliciones ha sido practica habitual durante toda la campana electoral sin que por ello ningún partido haya cuestionado los resultados. Abderahman Bizri, alcalde de la sureña ciudad de Saida, quita importancia a esta practica que considera casi cultural: “ Los libaneses fuimos y somos comerciantes, compradores. Depende lo que se considere compra…si una beca para estudiar en Estados Unidos o un trabajo en Arabia Saudí o medicamentos gratuitos son comprar votos, entonces si que podemos decir que ha habido compra de votos”. En Beirut I, donde la competición entre confesiones es decisiva, un joven sostiene un móvil en una mano y un lápiz en la otra. “¿Por quien tengo que votar? ¿Quién? ” grita mientras garabatea un nombre en su papeleta. La cultura del voto en Líbano, sea cual sea la coalición reposa en una larga historia tribal de votos familiares hacia un mismo candidato que será determinado por el padre de familia. Con el objetivo de evitar todo altercado violento, los libaneses fueron a votar temprano, saturando los centros de voto. En barrios como Dahie, al sur de Beirut y mayoritariamente pro-Hezbolá el ambiente era de festejo. “Yo voto por el cambio, y el cambio es Hezbolá”, gritaba Zeinab Akroun mostrando el pulgar teñido de violeta, marca para aquellos que ya han votado. Tras los resultados, el bullicio de Dahie se disipó y todos en el país esperan ansiosos al discurso de Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá.

La coalición del 14 de Marzo se ha impuesto en estas elecciones con un 14 puntos de diferencia, y con ella una visión político-social pro-occidental y pro-Saudí frente a la alternativa sirio-iraní. “Nosotros no votamos por Hariri o Hezbolá, votamos por Ahmadineyah u Obama” resume Fredy Rasma, un joven de Beirut. En estos términos la victoria no sólo es para los seguidores del 14 de Marzo, sino para sus aliados internacionales.

Tras la resaca electoral, y a pesar del consenso en torno a la figura actual presidente Michel Suleiman , el Líbano se enfrenta al mayor desafío de estas elecciones: formar un gobierno de unidad. Un trabajo arduo que deberá aunar ambas coaliciones para que el país salga de la polarización política que reina desde el asesinato del antiguo primer ministro Rafic Hariri en febrero de 2005. Los principales escollos siguen siendo los mismos, la parálisis institucional por falta de cooperación, las armas de Hezbolá, las relaciones y fronteras con los vecinos Siria e Israel, un plan nacional de defensa y la urgente necesidad de normalización política indispensable para la mejora económica. Con Hezbolá una vez más en la oposición, la pelota está de nuevo en el campo de Hariri.

 

Parcialmente publicado en La Voz de Galicia

Leave a comment

Filed under Elections, Lebanese Elections, Politics, Spanish

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s