Lebanese Elections: Miedo a Hezbolá

Miedo a Hezbolá

Beirut-070609

hezbola poster en baalbek¿Y si gana en Líbano la coalición liderada por un partido islamista que no es mas ni menos que la milicia mas poderosa y organizada de la región? La mera idea ha hecho saltar la alarma entre especialistas, locales y potencias occidentales.

Las hipótesis sobre las posibles repercusiones de un gobierno liderado por Hezbolá a nivel local y regional se disparan. Para Paul Salem, director del centro de estudios Carnegie Endowment, Hezbolá no tiene interés en gobernar realmente el país. Ejercer el poder político implicaría que el movimiento tuviera que rendir cuentas por el buen o mal gobierno de un país que arrastra un cúmulo de deficiencias económicas, políticas y sociales cuya mala gestión bien podría dilapidar el capital social acumulado en los últimos años de resistencia armada y oposición política. Igualmente, Israel confundiría gobierno libanés con Hezbolá, justificación suficiente para emprender una nueva guerra sin esta vez tener misericordia alguna con las regiones fuera de la jurisdicción del Partido de Dios. Considerado como grupo terrorista por la administración nortemaricana y frente a una Europa cuyo temor a los movimientos islamistas se exacerbó desde el triunfo de Hamas en la franja de Gaza, las relaciones internacionales del Líbano también sufrirían un aislamiento. Para Irán, en el punto de mira de tanto Israel como Estados Unidos, la inversión económica que supone Hezbolá darían su fruto como mecanismo externo de influencia en una región mayoritariamente sunita y opuesta al gigante Persa.

En cuanto a los movimientos islamistas en la región, Hezbolá marcaría un claro ejemplo de una milicia armada que con el fruto de la resistencia frente a Israel y el trabajo de redistribuidor social ha logrado llegar al gobierno por medio de las urnas y sin renunciar a las armas. Hay quienes ven también la parte positiva en las relaciones regionales, como el sociólogo libanés Talal Atreese , quien vaticina que las tirantes relaciones con la vecina Siria mejorarían e incluso la cuestión de las armas de Hezbolá, que han paralizado cualquier intento de esbozar una estrategia de defensa nacional, pasaría un segundo plano.

A nivel interno si bien Hariri ha repetido hasta la saciedad que no formará gobierno si Hezbolá gana, es de esperar que los neutrales y parte del bando Hariri reflexionen de nuevo sobre participar en un gobierno de coalición. Al fin y al cabo cada líder mira por los intereses de la minoría confesional que representa y la mejor postura es estar con el vencedor. El mayor peligro para el día después de las elecciones será la disposición de ambas coaliciones para trabajar juntos o al menos en coordinación para salir de la parálisis institucional que vive el país desde el asesinato de Rafic Hariri en 2005, y evitar que se repita el vacío presidencial que duró cerca de año y medio. También faltan por ver los resultados de los comicios iraníes que se libraran el próximo 12 de junio y cuyos resultados influirán sobre la postura de la administración Obama en la región e indirectamente hacia Hezbolá y Siria.

El Líbano, la antaño Suiza de Oriente Medio, despierta pasiones tanto en un lado como otro del Mediterráneo. Si bien no es considerado totalmente árabe-musulmán, ni totalmente europea-cristiana, ninguno de los lideres que han gobernado hasta ahora han logrado apartar al país de la codicia de países ajenos. Los seguidores de Hezbolá y su aliado Aun piden que se especule menos sobre lo que pasaría o dejaría de pasar de ganar Hezbolá y que dejen como harían en cualquier democracia occidental al partido ganador probar su suerte hasta el próximo mandato.

No obstante al igual que con el resto de partidos islamistas en la región, como fuera el Frente Islámico de Salvación en Argelia, el Partido Justicia y Desarrollo en Marruecos, los Hermanos Musulmanes en Egipto o Hamas en Gaza, desde Europa y Norteamérica se teme que una vez en el poder, aunque sea a través de las urnas y democráticamente, estos movimientos traicionen los principios democráticos. Entre tanto ninguno de estos partidos ha logrado una mayoría parlamentaria, sin que podamos comprobar sus objetivos reales. Mientras tanto, condenados a una vida de oposición, siguen disfrutando del apoyo social sin tener que rendir cuentas y el temor occidental sin haber gobernado.

Leave a comment

Filed under Elections, Lebanese Elections, Politics, Spanish

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s