¿Qué bagaje lleva un soldado a la guerra?

El texto de Mónica G. Prieto en EL Mundo (ver link) sintetiza una de las principales críticas que se han hecho al ejército americano durante la invasión de Iraq.  ¿Qué bagaje lleva un soldado a la guerra? cabe preguntarse. En las guerras modernas del siglo XXI el objetivo es ejercer cambios rápidos, con el menor número de perdidas y por lo tanto con el uso masivo de armas pesadas que aplanen el camino para los soldados y disminuyan así el riesgo. Como primera potencia militar mundial, el ejército norteamericano ha recibido un excelente entrenamiento físico así como en el uso de tecnología punta militar. Aun así las guerras “asimétricas” se lo han puesto difícil en territorios cono Irak o Afganistán a la hora de luchar en terrenos pocos conocidos y urbanos o montañosos.

Pero qué nociones han recibido en el ámbito de la cultura del país que “invaden” para unos o “intervienen” para otros.  Aquí el texto de Mónica es esclarecedor en advertir que hace 60 años había una preocupación mayor por el respeto de la cultura del país en el que se entraba de la que hay hoy. Tal vez debido a que en la época de la colonización las entradas o la permanencia en terceros países no era cuestión de una faena rápida sino de implantar sus colonias, manteniendo la belleza del país para que sus colonos disfrutaran de ellas. También vivían codo a codo, con diferentes estatus claro está, pero en el roce se aprendía de “ellos”, los locales. Tal y como ocurrió en el norte de África a pesar de las barbaridades que se cometieron, siempre se preservó el atractivo y curiosidad intelectual por el “exotismo” árabe o asiático. Hoy, ese exotismo se ha evaporado de las mentes para dejar paso a un puñado de prejuicios y estigmas sobre los aspectos negativos del mundo arabomusulmán. Es más, ese conocimiento y respeto de culturas del que se habla en el artículo debería ser bilateral. Si al entrar en territorio iraquí los americanos hubieran demostrado un mayor conocimiento y respeto de la cultura iraquí hubieran producido un efecto muy distinto para entre la población iraquí. Y seguramente más acorde a los valores americanos de un pueblo de emigrantes respetuosos con la diversidad cultural. En el más puro pragmatismo, de nada sirve ya pensar en qué impacto hubiera tenido tal escenario, pero sí se puede plantear un cambio para el futuro.

N.S

Todo lo que EE.UU. conocía y no supo aplicar en Irak

Mónica G. Prieto | Base Speicher (Tikrit)

[foto de la noticia]

“El éxito o el fracaso depende de que los iraquíes aprecien o no a los americanos”. La frase podría haber sido escrita en 2003 pero ya tiene 60 años, y su autor no es ningún nacionalista árabe sino de algún alto mando de División de Servicios Especiales del Ejército de Estados Unidos.

Figura en un manual distribuido en aquel año a las tropas norteamericanas que se desplegaron en Irak en 1943 para ayudar a los británicos a confrontar la amenaza nazi. Apenas son 43 páginas en formato bolsillo, tan amenas y bien escritas que no requieren más de 20 minutos de atención. Si los soldados destinados por George W. Bush en Irak las hubieran podido leer, es posible que no se hubieran cometido algunos de los terribles errores que se consumaron.

En las ‘Instrucciones para los Militares Americanos en Irak durante la II Guerra Mundial’ se infunde, sobre todo, respeto hacia una cultura distinta a la occidental. Todo está escrito. “Los sheikhs son muy poderosos y deben ser tratados con gran consideración”, reza el manual, pero desde su entrada en Irak las tropas norteamericanas apuntaban, obligaban a arrodillarse y cacheaban a los líderes tribales en los puestos de control suscitando el odio de su comunidad. “Los iraquíes tienen diferencias religiosas y tribales entre ellos”, continúa, aunque los mandos de Washington no hicieron planes para evitar una posible descomposición sectaria del tejido social iraquí como la que se inició en 2004.

“Habla árabe si puedes con la gente. Da lo mismo lo mal que lo hagas, la gente lo apreciará”, explica el breve texto, que ofrece en sus páginas finales un glosario con términos básicos. Sólo ahora, algunos soldados han comenzado a memorizar las frases de cortesía, tras pasar años gritando en inglés consignas tan poco amables como “pare o disparo” o “aléjese” en un perfecto inglés incomprensible para los iraquíes.

Seguir leyendo

Leave a comment

Filed under Elections, Military, Opinión...simple opinión, Politics, Spanish

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s