Category Archives: Religion

Dr. Norman Finkelstein at the University of Waterloo

Dr. Norman Finkelstein at the University of Waterloo

Leave a comment

Filed under English, Politics, Religion

El festín de los Dioses

Realmente este país es un festín para los dioses, ya sea Allah, God  y …bueno tal vez Yaveh no ya que no se permite la entrada en Líbano a aquellos con estampa de haber pasado por Israel. En cualquier caso, todos tienen numerosos altares, monumentos, mezquitas , iglesias, e incluso una sinagoga en reforma en su nombre. Mas vistosos son los cristos ya que la creencia musulmana se opone a la representación icónica de las figuras religiosas, y no así la mayoría de cristianos.

En fin, de camino a Fanar, pueblecito cistiano a media hora hacia el noreste de Beirut, me topé de frente con La Cruz y con Jesucristo apostado detrás de un semáforo en rojo.

Sin ánimo de burla sino más bien de sorpresa aquí remito las pruebas graficas.

N.S

1 Comment

Filed under Opinión...simple opinión, Religion, Spanish

¡¡Que vienen los moros!!

Natalia Sancha- Beirut 110310

Parece que aun no superamos los discursos ciegos y alarmistas como los ampliamente vehiculados por Huntington (o más bien manipulados desde su argumento inicial) u otros más populistas como el que en este artículo de El País se presenta bajo el grosero título “Acoso a los cristianos en el mundo islámico” (a saber si el título es obra del autor Andrea Rizzi o del editor). Sin contar el oportunismo de la fecha en que se publica: 11 M. Esto suena más a cuidado ¡¡ Que vienen los moros!!! que a un artículo sobre el problema de las minorías religiosas en el mundo.

Hasta las personas entrevistadas en el artículo parecen responder a la cuestión del problema de la discriminación religiosa en el mundo hacia las minorías ya sean musulmanas, coptas, judías, cristianas o budistas tanto en Oriente como en Occidente que a la masacre de cristianos en tierras “islámicas”. El periodista se empeña en reducir y enforcar el odio hacia los cristianos. Se le olvidó mencionar, sin duda por falta de interés o tal vez por falta de espacio en el artículo, lo que una rápida búsqueda en la fuente de las fuentes por excelencia en la actualidad (a pesar de los pesares) “Google” hubiera solucionado: que en el mundo musulmán existe lo que se denomina “ahl al kitab “ (“gente del libro”) que diferenciaba el trato que se debe otorgar a los seguidores de las tres religiones monoteístas como gente “amiga” (aunque tuvieran que pagar seudo-diezmos) a diferencia de la otorgada a las sociedades paganas que eran tratadas con la mayor crueldad.

Este tipo de artículos contribuyen a  que gente desde conocidos en Huelva a políticos en Italia sigan convencidos de que todos los moros son hombres, llevan barba, una navaja sujeta en los labios estilo Rambo para aprovechar la mejor ocasión de rajar un cuello cristiano, y un cinturón de explosivos constantemente atado en la cintura por si se presta la oportunidad de inmolarse en la primera guardería a la vista. En fin, caricaturas aparte, se ha de seguir de cerca la intolerancia religiosa hacia las minorías que por otro lado generalmente producen guetos de minorías que a su vez se convierten en núcleos de intolerancia religiosa y totalmente opuestos al contacto con los “otros” y sobretodo a matrimonios mixtos como es el caso de los musulmanes salafistas en Inglaterra, pero también de los indios en Inglaterra, de los judíos colonos en territorios palestinos, de los coptos en Egipto y de los drusos en Líbano, entre otros. Para aquellos que quieran equilibrar su visión sobre las minorías os propongo visitar el blog de  Islam in Europe o la lectura de varios artículos publicados sobre las comunidades judías en Siria en Syria Today.

Firmado: una cristiana (de nacimiento al menos) que ha vivido como huésped en países árabes durante 13 años y sigue con vida.

N. S

Leave a comment

Filed under Opinión...simple opinión, Politics, Religion, Spanish

New Egyptian Muslim Brotherhood Spiritual leader

Here a couple of ideas from Husam about the change. Still stays the question: How much of an implication will this have in the movement between different branches, and in its relations to others:  parties and/or government?

n.


“Egypt’s New Brotherhood Leadership: Implications and Limits of Change” by HUSAM TAMMAM in Arab Reform Bulletin

FEBRUARY 17, 2010

Egypt’s Muslim Brotherhood has been buffeted by a seemingly endless series of changes and blows over the past few years.  No sooner had the organization begun to recover from a controversial leadership election that ended January 20 than the regime detained some of the new senior leaders—including Deputy Supreme Guide Mahmoud Ezzat and Guidance Bureau members Essam Erian, Mohie Hamid, and Abdul Rahman al-Barr—in uncharacteristic midnight arrests on February 8.  The regime directed a new and surprising accusation at the three:  attempting to form an organization based on the teachings of Brotherhood radical Sayyid Qutb (executed in 1966), including armed units intended to carry out militant operations inside Egypt.  This was an apparent attempt to capitalize on the new leadership’s association with Qutb, whose ideas are generally deemed extremist, and to remind Egyptians of the Brotherhood’s past use of violence.

The combined effect of the elections and the arrests, coming on the heels of continuous regime attacks on the Brotherhood’s leadership and finances during the past four years, is to push the organization in an increasingly conservative and defensive direction.  The Brotherhood’s internal divisions and problems are now exposed for all to see and real changes in the way the group functions may be underway.  Relations between the Brotherhood and the regime, already poor over the last several years, might also be taking a turn for the worse.

Turning Inward

The January elections empowered conservative members who are deeply influenced by the Salafi-style political thought of Qutb. New Supreme Guide Dr. Muhammad Badi`, who was imprisoned with Qutb, is a prime example. This conservative faction is more interested in working from within to cultivate a strong, disciplined movement than in engaging with other political forces and intellectual currents in Egyptian society. They place a higher premium on the spiritual education and social upbringing of the movement’s base than on developing a comprehensive reform program that would appeal to a broader audience.

The Brotherhood begins its new chapter having lost almost an entire faction that was committed to a dialogue with other social and political forces and capable of building alliances with them. Although reformists never had a strong organizational presence and were unable to penetrate all of the movement’s organizational levels, they had a few senior representatives in the Guidance Bureau—for example Abdul Monem Aboul Fotouh and Muhammad Habib—who lost their seats in the latest elections. New Guidance Bureau member Essam Erian has been known as a leading reformist, but his recent election reportedly was due to a deal with the conservatives in which he disassociated himself from his reformist colleagues. During the recent elections, disagreements between conservatives and reformists escalated to the point where some candidates filed official complaints challenging the integrity of the electoral process; some have refused to endorse the new guide.

Indeed, the elections precipitated an internal debate that threatens to produce a significant internal rift akin to the one that took place in 1996, when a group of young Brotherhood leaders left the movement to form the (still unlicensed) Wasat Party. The elections are also likely to set off a campaign to purge the Brotherhood of reformists. The movement will need time to overcome deep rifts and restore internal harmony, an unusual development for a group that had long succeeded in keeping such differences a private matter.

Changing Role for the Guide

Another notable internal change in the Brotherhood is the end of the era of charismatic supreme guides; the post has changed from that of a revered spiritual and symbolic figure to one that is strictly administrative.  Retired Guide Mahdi Akif’s tenure raised some concerns. Akif—a simple person with a tendency to overreact—made several political mistakes and media blunders. Akif’s age (82) and status as a member of the founding generation have nonetheless guaranteed his standing as an icon for younger generations, especially outside of Egypt. There were no more contestants from the founding generation of the Brotherhood to replace him, which contributed to the intense competition over the post of supreme guide and controversy over the results.

Keep reading…

Leave a comment

Filed under English, Politics, Religion

ESPEJISMOS LIBANESES (Foreign Policy)

ESPEJISMOS LIBANESES

Las elecciones pondrán de nuevo a prueba a Líbano como nación, sobre todo si gana Hezbolá. En un Estado basado en un sistema político confesional -donde se dan complejas alianzas y a veces no todo es lo que parece- habrá que ver si están a la altura de las circunstancias los ganadores y los perdedores de estos comicios. De igual modo, la comunidad internacional deberá respetar los resultados, aunque no sean de su agrado, para evitar la desestabilización del país.

RAMZI HAIDAR/AFP/GettyImages

En busca del voto: Publicidad electoral con el líder de Hezbolá, Hasan Nasralá, y el presidente del parlamento libanés, Nabih Berri, ambos chíes, en el sur de Líbano.

Debido a un sistema confesional que impone una cuota fija de diputados de las tres principales sectas en el Parlamento (suníes, chiíes y cristianos), la competición política se ha convertido en Líbano en una carrera geográfica de alianzas, en ocasiones inverosímiles.

Si en apariencia la batalla electoral se divide en dos grandes bloques entre la coalición del 14 de marzo de Hariri y la del 8 de marzo de Hezbolá y el ex general cristiano Michel Aoun, la idea de una clara línea que separa a suníes y chiíes, dejando a los cristianos como la única confesión dividida, no es más que una ilusión. Aunque, en efecto, en los distritos multiconfesionales de Trípoli, Saida, Zahle o Beirut es donde se juegan la victoria los dos bloques y donde pueden arañar los escasos escaños extras que les otorgue la mayoría en el Parlamento, que a su vez elegirá al Gabinete que sustituya al actual Gobierno.

Puesto que la victoria de uno u otro campo se juega en un margen de pocos escaños, todo queda en manos de los independientes y candidatos locales que, incluso siendo de una misma confesión, quedan divididos entre uno y otro bando. Entre los líderes políticos de los grandes partidos no hay nada nuevo. Son todos viejos conocidos desde hace más de treinta años y la mayoría han heredado su prestigio político de sus padres asesinados durante la guerra civil. Saad Hariri representa un nuevo tipo de hijos de, como les llaman los jóvenes libaneses, quien a sus 39 años la orfandad le ha propulsado a la dirección del partido El Mustaqbal (El Futuro). De hecho, Hasan Nasralá es uno de los pocos que ha forjado su carisma político gracias a su habilidad oratoria, que le ha convertido en líder indiscutible entre la opinión publica árabe, y a la construcción de un sólido discurso de resistencia contra el “enemigo sionista”.

En la oposición suní acusan a Hariri de haber abandonado las grandes ciudades suníes costeras como Trípoli e incluso Saida para centrarse en Beirut. Todos quieren ser la capital libanesa, donde el dinero se invierte y el Estado está presente, aunque sea mínimamente.  En el sur y este chií del país, donde el Estado está casi ausente, las críticas van dirigidas a Hezbolá. Si bien todos reconocen el trabajo social de este movimiento, muchos se quejan del nepotismo y clientelismo del partido, así como del costo para la población al estar constantemente expuestos a las represalias israelíes.

En cuanto a los programas políticos, todo queda en promesas. Construcciones de hospitales, renovación de carreteras y millones de dólares saudíes o iraníes fluyen durante la campaña electoral para de una forma u otra comprar el voto del ciudadano. Pero la indecisión es un lujo que muchos no pueden permitirse en Líbano. Están las personas que votan ideológicamente por su partido o confesión, quienes lo hacen en blanco como protesta, los que no acuden a las urnas por indiferencia o decepción, los que van por conveniencia y, finalmente, aquellos que no pueden permitirse más que vender su voto al mejor postor.

A pesar de que el número de diputados de cada confesión es inamovible, por lo tanto no esconde sorpresas, y que la estructura del gobierno es igualmente fija con un presidente cristiano, un primer ministro suní y un presidente del Parlamento chií, estos comicios son cruciales por varias razones. En primer lugar, porque se trata de las segundas elecciones que se celebran libremente en el país tras la guerra civil y libre de ocupación, ya sea siria o israelí. Segundo, porque por primera vez Hezbolá, aun hoy en día en las listas estadounidenses de organizaciones terroristas, puede lograr la mayoría necesaria para gobernar el país. A la reticencia occidental e israelí de tener que lidiar con una mayoría islamista en el gobierno libanés se suma el éxito político de los movimientos de este tipo en la región. La trinidad islamista que representan Hamás en Gaza, Hezbolá en Líbano y el creciente avance político de los Hermanos Musulmanes en Egipto promete mas de un quebradero de cabeza a la Administración Obama, a la UE y a los regímenes autoritarios de la región.

Por último queda la batalla ideológica. Muchos son los que temen que la victoria de Hezbolá transforme el país en un apéndice de Irán. No obstante, el Partido de Dios no es más que una entre las 18 confesiones que cohabitan en Líbano, por lo que la instauración de un régimen islámico en el país de los cedros es una utopía que ni los propios ideólogos de Hezbolá sueñan con materializar. Para aquellos que ven en El Mustaqbal de Hariri la bandera de los valores occidentales y las mini faldas, son presos de otro espejismo. Hariri tiene una alianza con Europa y Estados Unidos, pero también con la potencia wahabí y más conservadora de la región: Arabia Saudí. En  Beirut, empresarios saudíes se están haciendo con la propiedad de supermercados y cafés  en los que prohíben la venta de alcohol.  Si bien ambas coaliciones disienten en una visión económica y social, sí que coinciden en cierto conservadurismo religioso.

De ganar la coalición de Hariri las elecciones, poco cambia la situación desde el punto de vista interno o regional. No obstante, entre tanta secta y confusión de alianzas políticas, de ganar la coalición de Hezbolá las elecciones -como vaticinan los nunca fiables sondeos electorales- el resultado pondrá a prueba a los libaneses una vez más como nación y no como un mero cúmulo de facciones sectarias. Hezbolá tendría que demostrar su capacidad como Ejecutivo político y no sólo como movimiento de resistencia y facción chií. Por su parte, Hariri se encontraría en la disyuntiva de entrar en una coalición liderada por Hezbolá o bien asumir el rol de oposición constructiva evitando desestabilizar al país. Por último, las elecciones pondrán a prueba a Europa y a la nueva Administración estadounidense a la hora de aceptar las consecuencias de unas elecciones cuasidemocráticas, aunque no les agrade el resultado.

Publicado en Foreign policy:  http://www.fp-es.org/espejismos-libaneses

Leave a comment

Filed under Elections, Politics, Religion, Spanish

Líbano se suma a la Alianza de Civilizaciones

(de dch. a izq.) Gema Martin Muñoz, Fadia Kiwan, Angel Losada, William Halabi, Marta Ruedas y el embajador Juan Carlos Gafo.

“Alianza de Civilizaciones: visiones libanesas”, así se intituló el seminario que ha tenido lugar el pasado 6 y 7 de mayo en Beirut organizado por Casa Árabe, la embajada española en Beirut, el PNUD y las universidades Saint Joseph y Libanesa. Ha sido el cierre del seminario el momento que el secretario de Estado de Asuntos Exteriores libanés, William Habib acompañado de su homólogo español Ángel Losada, ha elegido para hacer pública la adhesión del Líbano al grupo del centenar de amigos de la Alianza de Civilizaciones. Un día simbólico también porque mientras que en la última mesa redonda panelistas y asistentes reflexionaban sobre la convivencia de confesiones en Líbano, el resto del país rememoraba el aniversario de la mini guerra que sacudió Beirut hace exactamente un año dejando cerca de un centenar de muertos tras los combates entre seguidores de Hezbolá y de Hariri.

“¿Qué mejor lugar que Líbano para cumplir todos los estereotipos de un diálogo de civilizaciones?” ironiza Omar, estudiante de ciencia política en la universidad Saint Joseph. Algo escéptico sobre la finalidad de la iniciativa española que fue secundada por Naciones Unidas, Omar se interroga sobre las repercusiones practicas, en el día a día de los libaneses. Cristine, su compañera de clase, le interrumpe. “Al contrario, estos debates son importantes. Y de hecho excepcionales porque durante 2006 ( año que tuvo lugar la guerra de Temmuz entre Israel y Hezbolá) todos los debates políticos fueron anulados por temor a que desembocaran en peleas entre estudiantes”. Khaled, originario del sur del Líbano y estudiante en la misma universidad acaba de fotografiarse con Nawaf Moussawi, candidato de Hezbolá en las próximas elecciones del 7 de junio y ponente en la última mesa redonda. En una universidad mayoritariamente maronita y de clase media-alta, los estudiantes chiíes son minoritarios. Profundamente politizados por la imposición social de un confesionalismo doméstico y mas aun en periodo electoral, los debates de pasillo entre estudiantes de confesiones diferentes son ya de por sí un auténtico diálogo interconfesional.

La relevancia del seminario no se debe a que tenga lugar en Líbano, país que alberga 18 confesiones diferentes, sino por el simbolismo de haber logrado sentar a dialogar por un lado a intelectuales y especialistas españoles y libaneses, y por otro, a intelectuales libaneses de diferentes confesiones y tendencias políticas incluyendo Hezbolá. De ahí que en una misma mesa redonda los ponentes alternaran entre el inglés, el francés, el árabe y el español con el consiguiente ir y venir de pinganillos y aparatos de traducción.

M‡ximo Cajal, embajador y representante espa–ol para la AlianzaDesde el primer discurso pronunciado en el auditorio el ministro de información libanés Tarek Mitri dejó claro que “El diálogo no es un medio para resolver conflictos”. Máximo Cajal, embajador y arquitecto el proyecto, ha tenido que defender una vez mas las críticas a la semántica del término “Alianza de Civilizaciones” que muchos perciben como mas continuista que rupturista con la idea de “choques de civilizaciones” expresada por Huntington.

Un debate diversificado que ha tocado temas variados y espinosos de la sociedad y política libanesa. Desde la cuestión de la percepción de la alteridad y reconocimiento del otro, cuestión en la que el jurista Daoud Sayegh preguntó a sus co-panelistas: “¿ Qué imagen queremos dar del Líbano al mundo? Un ejemplo de pluralismo y convivencia o un caso crónico de conflictos interconfesionales? Por su parte gema Martín Muñoz, directora de la Casa Árabe, criticó la visión culturalista impuesta por una historia de colonialismo y de dominación occidental. Subrayó la necesidad “de un revisionismo histórico que rompa con la idea de dos culturas (Occidental y Oriental) desarrolladas aisladamente. La historia nos demuestra que eso no ha ocurrido así y tenemos que mostrar a la historia que eso no va a ocurrir”.

La unanimidad ante el deseo de pasar página sobre la era Bush ha contrastado con las diferentes interpretaciones del concepto de democracia. Carole el-Sharabati, profesora de ciencia política en la Universidad Saint Joseph, diferenció las estructura sociales de las democracias occidentales basadas en el individualismo de las sociedades musulmanes basadas en el colectivismo. El sociólogo libanés Talal Atrissy concluía: “Una democracia en la que domine una mayoría sobre la minoría no es factible en Líbano. Son la pluralidad y la multiconfesionalidad lo que ha obligado a los libaneses a ser democráticos. Ya que en Líbano ninguna de las sectas puede deshacerse de las otras y por lo tanto han tenido que aprender a convivir”.

Gema Mart’n Mu–oz, directora Casa çrabeEs precisamente la diversidad confesional la que constituye simultáneamente la riqueza y la maldición de la sociedad libanesa, desde hace tres siglos en búsqueda constante de un equilibrio politicosocial, que mantiene al país al filo entre la guerra y la paz. A pesar de un llamamiento generalizado a desconfesionalizar el sistema libanés, ninguno de los ponentes ha cuestionado la fórmula establecida en el acuerdo de Taef que puso término en 1989 a 15 años de guerra de civil. Tal vez por falta de alternativa plausible, nadie se atreve a jubilar un sistema llamado consociativo que se ha quedado obsoleto por dos razones. Primero porque representa un sistema estático, no dinámico, anclado en las proporciones sectarias de finales de los años 80 y que ignora la evolución demográfica del país en la que la población chií es mayoritaria frente a los cristianos, históricos detentores del poder. Y segundo y más relevante , porque el sistema consociativo supedita el reparto de poder a la estructura confesional. Esta fórmula perpetúa entre los jóvenes la construcción de una identidad y solidaridad social basada primeramente en su confesión, y según la ocasión en su partido político dejando en último lugar la identidad y solidaridad nacional.

Nawaf al-Moussawi, encargado de relaciones externas de HezboláAngel Losada (secretario de Estado de AA.EE espa–ol ) y William Habib (homólogo libanés)

Leave a comment

Filed under Politics, Religion, Spanish

ENTREVISTA con el ayatolá Hussein Fadlallah por Natalia Sancha (en Afkar/Ideas)

sayyed-mohammed-hussein-fadlallahfadlallahnataliasancha

entrevista-sayyed-fadlallah-1-of-1

Publicado en : http://www.afkar-ideas.com/?language=es

Leave a comment

Filed under Interviews, Politics, Religion, Spanish